El horrible tráfico de los animales exóticos

Piratas modernos están depredando las selvas tropicales, extinguiendo la biodiversidad
El interés de europeos y norteamericanos por tener un animal “exótico” en una casa ha despertado LA CODICIA de grupos de personas inescrupulosas que no vacilan en hacer cualquier cosa para conseguir alguna de las valiosas presas. Por ser -además- un comercio CLANDESTINO, cada animal alcanza precios increíbles en el mercado, lo cual no hace sino agravar el problema.
Para depredar las selvas tropicales, estos modernos PIRATAS se valen de nativos quienes por ínfimas cantidades de dinero, se prestan a saquear nidos para robar los pichones (especialmente de loros, tucanes y guacamayas) o a matar a las madres para poder apropiarse de cachorros de tigre o cunaguaro. Estos degenerados no vacilarán en derribar un árbol para atrapar a una mona con su cría que se haya refugiado allí, luego matarán a la madre, pues es LA UNICA FORMA que tienen de arrancarle el monito de los brazos.
De todos estos cachorros y pichones, mal alimentados y transportados de la peor manera posible (amontonados en cajas cerradas, atados como “chorizos” dentro de medias de mujer, en doble fondo de maletas o hasta dentro de aparatos de radio) mueren mucho más del 75% en el viaje y, de los pocos que sobreviven, la mayoría no soporta ni el cautiverio ni el cambio de ambiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *