Aproa cuida a perros víctimas de falso proteccionista

Gleimer Brito hace dos años contactó a Carolina Arroyo, proteccionista de animales, por medio de la red social Facebook y acordaron rescatar juntos un perro en Propatria. Brito se mostró como un activista a tiempo completo y con el tiempo logró ganarse la confianza de la proteccionista, quien lo ayudaba con donaciones de comida.

Un día Brito fue denunciado por maltrato animal y la proteccionista lo defendió pensando que se trataba de una calumnia. Pasó el tiempo y Carolina atravesó circunstancias complicadas, por lo que le pidió a Brito que cuidara a tres de sus perros en su refugio.

Pero una prima de Brito la llama de manera confidencial y le pide que visite el refugio para que conociera lo que en verdad sucedía.

Cuando Carolina llegó olía mal, y los perros estaban desnutridos, maltratados, tristes. Preocupada le pregunta por sus perros. “Me dice que me agache para buscar a Huesito, mi perro. Pero Huesito no está y presiento que Gleimer quiere hacerme daño al saberse descubierto. Me asusto y salgo corriendo. Yo estaba en peligro, y sentí la adrenalina ante la posibilidad de que me agrediera”. Carolina comenzó a correr, tomó su celular y mandó una nota de auxilio.

Brito corre detrás de ella y le dice que “Huesito” había muerto. Asustada llega al CICPC de Propatria para denunciarlo, pero le dicen que si Brito no es descubierto en flagrancia no pueden detenerlo y no hicieron nada.

Carolina se acuerda de la denuncia pasada y consigue a la denunciante quien le da la cédula de Brito y descubre que había estado preso por violar a su sobrino en el 2013 y había sido expulsado de Misión Nevado por haber matado los perros que debía cuidar.

Lamentablemente se entera que Brito habría sacrificado animales bajo su custodia en rituales de magia negra.

“Es un ser maligno, psicópata, que te hace creer que cuida a los animales, para matarlos y maltratarlos”.
Carolina acudió al Helicoide, donde los funcionario del DCDO descubrieron en el supuesto refugio cadáveres de 30 perros y gatos.

Los sobrevivientes estaban desnutridos y golpeados.  Actualmente están en  la Asociación Pro Defensa de los Animales (Aproa) donde reciben todas los cuidados médicos y serán dados en adopción cuando se recuperen.

Perro bajo custodia de Aproa
Perro bajo custodia de Aproa
Perro bajo custodia de Aproa
Perro bajo custodia de Aproa
Perro bajo custodia de Aproa

Aunque otras cinco personas sustentaron la denuncia de Carolina, Brito fue puesto en libertad bajo régimen de presentación cada 8 días, y recibe consulta psicológica. “Ese señor anda libre, sigue teniendo a su cargo perros, conejos, gatos, loros. Está libre para seguir engañando, matando y maltratando animales”.

Exhortamos a estar alertas para evitar ser engañados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.